sábado, 9 de abril de 2011

LA FERIA DE LAS PALMERAS




La Feria de La palmera

Efraín Serrano Solís


La Feria de la Palmera, es una festividad que se institucionalizó en honor a que en los años 50’s y 60’s, la plantación de este cultivo alcanzó un gran auge en la región, anteriormente los acontecimientos que los coyuquenses esperaban con gran ansiedad era la celebración de la fiesta patronal en honor a San Miguel Arcángel y desde a mediados de los años cincuenta los Juegos, Florales y culturales, que con las vacaciones de diciembre organizaban los estudiantes del municipio de Coyuca de Benítez, en la ciudad de México, se cambiaba la mesa directiva y desde la capital del país, se comenzaban a organizar, hasta a principio de los setenta se llevaron a cabo en la cabecera municipal, la feria de San Miguel Arcángel, duraba hasta un mes, en la actualidad esta fiesta patronal, ha perdido tradición, para dar paso a la Feria de La Palmera, esta dura una semana pero casi no hay actividades tendientes a dar mayor desarrollo a este cultivo que algún día fue un factor fundamental de la economía de la región, en los años sesenta el municipio de Coyuca de Benítez, alcanzó el primer lugar en producción de esta oleaginosa, la cual sirvió para que muchos estudiantes realizaran sus estudios, el llamado “oro verde”, tenía un gran valor en el mercado. Pero la feria de la palmera, hoy no se rige por las conferencias o las exposiciones de este producto que tiene una gran versatilidad, que las autoridades de los diferentes niveles de gobierno, poco les ha importado buscar las alternativas que puedan repuntar nuevamente a este producto, y la ciudadanía lejos de buscar dignificar esta festividad con labores de desarrollo económico, están más preocupados por el programa artístico a desarrollar en el teatro llamado del pueblo.


Esa es la triste y trillada realidad de nuestro Coyuca. La feria de La Palmera, lejos de buscar tener un magnífico espectáculo artístico y la coronación de su graciosa majestad, debería de encaminarse a buscar un salida u otra alternativa que le permitiese no nada más a los coyuquenses repuntar en la economía de este cultivo sino a todos los municipios productores de esta palmácea.

Si en verdad se debería buscar una solución y utilizar el activo fijo que tiene como elefante blanco Industrias del Sur, en el Ejido de Coyuca, para instalar alguna fabrica de leche de coco, u otra cosa, ya que del producto de la palma, que es el coco, se extrae la copra que ya industrializada se logra obtener más de doscientos derivados, por eso la gran variedad y versatilidad, de este producto. La lucha coprera que ha cobrado muchas vidas debe rendir sus frutos y que sean los descendientes de estos luchadores sociales los que continúen por mantener la vida económica y biológica de este importante producto.


efrainserrano_solis@hotmail.com








MIGUEL ANGEL CUEVAS GUINTO

COYUCA DE BENÍTEZ

Coyuca de Benítez

La Feria de la Palmera

En la administración presidida por Jesús Herrera Vélez, la Feria de la Palmera resurge, después de un largo lapso de ausencia; pero es, en la administración de José Luís de la Cruz Reséndiz (1996-1999), cuando se llevan a cabo, las ferias más exitosas y mejor adornadas, de la historia reciente de las Ferias de la Palmera en el municipio.

Gracias a la ayuda del hoy, nuevamente gobernador, Ángel Aguirre Rivero, el entonces presidente municipal, José Luís de la Cruz, recibe un apoyo excepcional que le permite traer excelentes artistas que logran veladas deliciosas. Y como jactándose de tenerlo todo, José Luís de la Cruz, se convierte en el único presidente municipal que da acceso gratuito a las tan gustadas “toreadas”, peligroso entretenimiento que a la postre, se ha convertido en un jugoso negocio que genera ingresos extraordinarios a la familia del presidente en turno. A partir del final de la administración de José Luís de la Cruz, la organización de la feria deja de estar en manos de la sociedad civil y pasa al DIF, es entonces que las primeras damas se encargan de cuanto genera ganancia en las instalaciones de la feria, so pretexto de la buena causa de la institución que representan. Lo cierto es que nunca ha existido claridad en el manejo de estos ingresos, que en su totalidad engordan la bolsa familiar.

En vísperas del inicio de la versión 2011 de la Feria de la Palmera, el presidente municipal, Merced Baldovino; comentan de manera anecdótica, antes que mostrarse intolerante a las críticas vertidas en la red social de Facebook, al respecto de la pobreza de contenido de la Feria de la Palmera; debería dirigirse al gobernador Ángel Aguirre y solicitarle le brinde la ayuda necesaria para llevar a cabo un espectáculo digno del municipio.

El gobernador de Guerrero, sin duda, debe tener muy presente a Coyuca de Benítez, si bien recuerdo, en su anterior paso por casa Guerrero, visitó innumerables veces el municipio, creo tener presente, que es el personaje y gobernador que más veces ha pisado suelo coyuquense; tan presente está Coyuca en el ánimo gubernamental, que el mismo gobernador anunció dos importantes proyectos. Dicen que la construcción del mercado es una realidad, como realidad será un deportivo de usos múltiples. Otra muestra del apego de Ángel Aguirre Rivero por Coyuca, es el hecho de que estará personalmente en el informe presidencial de Merced Baldovino; y, que, mejor ocasión para comprometerlo con un apoyo generoso a la Feria de la Palmera, un apoyo que permita a Baldovino Diego, resarcir de una buena vez, la impresión ciudadana, en referencia a las anteriores ferias realizadas bajo su administración.

Si José Luís de la Cruz Reséndiz , fue capaz de la gratuidad de la monta de toros, Merced Baldovino también puede optar por obtener padrinos con disposición a regalar este espectáculo; se acostumbra entre políticos en campaña; seguramente buenos amigos de Coyuca, aspirantes y empresarios aportarían su grano de arroz para la realización de un evento memorable que beneficiaría la imagen municipal.

¡Bien por José Luís de la Cruz!, de muy pocos presidentes municipales la ciudadanía guarda un recuerdo grato, si bien el profesor no fue un dechado de sonrisas y fecunda amabilidad, si fue cumplidor, sobrio y de palabra, ¡hay de aquel funcionario que desoyera una de sus instrucciones! Merced Baldovino y todo funcionario público, debería de esforzarse por dejar un buen recuerdo entre los coyuquenses; que el indefectible día que en que llegue a feliz término su administración, le aplauda el pueblo de agradecimiento por lo tanto hecho, no de contento y júbilo porque por fin se va un personaje nada grato.

Del 4 al 9 del presente mes se festeja el 90’ aniversario de la SEP, la institución que surge como Secretaría de Estado, con la firme intención de cumplir con el precepto del tercero constitucional; obligatoria, laca y gratuita, condición de la educación básica en México. El 25 de septiembre de 1921 nace la SEP, como parte de la administración pública central, el primer secretario fue José Vasconcelos, partidario de la educación federal, con un carácter administrativo federal.

Lo cierto que muchas ponencias se escribirán y se dictarán al calor de los festejos, se enumerarán las carencias y los fallos del sistema educativo mexicano; las “mea culpa” y los reproches no faltarán y, seguramente, después, todo seguirá igual, porque el verdadero enemigo de la educación está en casa, en la actitud y escaso compromiso del profesorado para con su importante labor

Comentarios: alma2061@hotmail.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada